4 estrategias de precios psicológicos - La Sastrería Digital

La Sastrería Digital

4 estrategias de precios psicológicos

¿Alguna vez te has preguntado por qué los vendedores, cuando eligen sus precios, usan por ejemplo 5,99€ en lugar de 6€? Elegir los precios de tu producto no puede ser algo azaroso, sin embargo cuando empiezas un emprendimiento es normal tener dudas. Por eso hoy te contamos 4 estrategias de precios psicológicos para posicionar tus productos y aumentar las ventas.

La importancia de los precio y las emociones

Los precios son una parte muy importante de tu plan de marketing, ya que posiciona tus productos en el mercado. Sin embargo, cuando hablamos de precios psicológicos, nos referimos a aquellos que cuando los vemos despiertan emociones. Las personas no solemos recordar las cosas o las situaciones, sino aquello que nos hizo sentir. Entonces, si quieres que tu producto sea recordado, es importante tener una marcada estrategia alrededor de los precios que fijas.

Cuando no conocemos la calidad de un producto, a simple vista solemos tener la percepción de que a mayor precio, mayor calidad. Aunque esto no siempre es real, dentro de la gran variedad de ofertas que el usuario recibe, la primera impresión de tu producto debe despertar emociones para ser recordado.

En el inconsciente del consumidor, pagar significa renunciar, soltar, perder algo; y a las personas nos cuesta mucho renunciar o perder algo. Por eso, cuando eliges el precio de tu producto, debes procurar que el cliente sienta que el precio que está pagando (o al dinero que está renunciando), es mucho menor en comparación a lo que va a ganar.

Fijar un precio, es parte del branding de tu marca. Antes de tomar la decisión debes tener en cuenta a quién te diriges, cómo es tu buyer persona, qué ingresos tiene, cuáles son sus prioridades y si está dispuesto a pagar más caro por un mayor reconocimiento de marca. Una vez que hayas respondido estas preguntas, piensa ¿Cómo quieres posicionarte? ¿Cómo una marca de alto valor? ¿Cómo una marca accesible o popular?

Apelar a las emociones del consumidor puede ayudarte a vender más sin tener que modificar los costes del producto.

Qué son los precios psicológicos

Los precios psicológicos son una estrategia que busca apelar a las emociones del comprador para aumentar las ventas sin reducir los costes.

Esta estrategia funciona gracias a que la mayoría de las decisiones que tomamos durante el día son inconscientes y basadas en nuestras emociones.

Un pequeño descuento, o bien fijar un alto precio de mercado, puede hacerte vender mucho más si aplicas una buena estrategia de precios psicológicos. 

4 estrategias de precios psicológicos

Como te comentaba anteriormente, las estrategias de precios psicológicos deben estar fijadas en base al momento de la compra y el tipo de consumidor. Por ejemplo, si vendes juguetes, los precios no pueden ser los mismos antes de las fiestas, que después (momento). O si buscas ser una marca más popular y al alcance de todos, no fijarás los mismos precios que una marca que quiere posicionarse como de alta gama (tipo de consumidor).

A continuación te contaré 4 estrategias de precios psicológicos que las grandes marcas usan habitualmente para vender más y que tú también puedes empezar a aplicar en tu estrategia de ventas.

1. Precio redondo

El precio redondo es una de las estrategias de precios psicológicos más usadas en las grandes cadenas de supermercados. La clave está en fijar  un precio redondo para que el comprador perciba que su decisión de compra es perfecta, redonda y que no haya dudas racionales al respecto, aunque en realidad, sabemos que en la mayoría de los casos la toma de decisión es más bien inconsciente y emocional. Sirve para despertar el impulso del consumidor. Suele usarse mucho en snacks y galletas. Ciertamente, es más bien un gusto, un capricho, “una oferta que no puede dejar pasar” y no un producto de primera necesidad. 

image8-2

En este caso, el precio redondo no solo es fácil de recordar y llamativo, sino que al “añadirle” más cantidad GRATIS, influye aún más en la percepción de barato.

2. Precio impar

Otra de las estrategias de precios psicológicos más usadas en el mercado es el precio impar. Esta sin dudas ha demostrado su gran eficacia. La idea es jugar con la percepción cerebral de los precios. Existen dos formas de usar esta estrategia:

  • Fijar un precio con números impares: Además de llamar la atención, da la impresión de que el producto está en oferta y es más barato.
  • Usar números acabados en 9: Con tan solo restarle un euro o incluso un centimo, puedes lograr que el comprador perciba un precio mucho más bajo. Esto ocurre ya que solemos leer los precios de izquierda a derecha. No es lo mismo 10€ que 9,99€. 

Aquí os dejo un ejemplo. En este caso tenemos el perfume cuesta 30€, pero la percepción que nuestro cerebro recibe es que cuesta 20€ con algo, y es más barato. 

3. Precio relativo

Los precios son caros o baratos, solo si se tienen en cuenta en comparación al resto. Por eso, otra estrategia de precios psicológicos es el precio relativo. No debemos olvidar que nuestro producto estará compitiendo en precio con otras marcas. Por eso, es sumamente importante decidir tu precio teniendo en cuenta el de la competencia.

En el siguiente ejemplo puedes ver teléfonos móviles con precios muy diferentes entre sí. Un consumidor que no sabe sobre precios de móviles, rápidamente puede ver cuál es el más barato y cuál el más caro, sin tener en cuenta las características del artefacto. Por lo tanto, si el smartphone de 87,99€ estuviera junto a móviles de 40€ y 60€, nos parecería caro ¿Verdad?

4. Precio de prestigio

Cuando ves que un producto es más caro que otro, el primer pensamiento que viene a tu mente es que el más costoso es mejor ¿Verdad?. Pues esta es una estrategia de precios psicológicos denominada precio de prestigio. Elevando el precio puedes conseguir que los consumidores perciban a tu producto mejor que el de la competencia.

Esta estrategia sirve cuando tu marca apunta a un buyer persona con poder adquisitivo más alto. Quienes pueden pagar más, en general, están dispuestos a renunciar a más por algo que perciben como de mejor calidad. 

Por ejemplo, si vas al supermercado puedes encontrar estas dos cajas de cereales. El producto en sí pueden ser prácticamente el mismo. Sin embargo, el de la derecha vale el doble por la misma cantidad. De esta forma, puedes conseguir atraer a aquellos consumidores que buscan marcas reconocidas y que están dispuestos a pagar más por sentir que es de mejor calidad.

¿Lo has notado? En este caso, el precio de prestigio también se puede ver en la valoración de los usuario. La marca de la derecha, tiene 5 estrellas lo cuál refuerza la idea de prestigio y le permite a la marca aumentar el precio de su producto.

Si usas bien estas estrategias de precios psicológicos, puedes aumentar significativamente tus ventas. Si bien durante toda la nota hemos hablado de productos, esto también es aplicable a servicios. Solo debes hacer un buen análisis de mercado, estudiar muy bien los comportamientos de tu buyer persona y aplicar estas estrategias mencionadas. De ser necesario, puedes ir modificando tus precios hasta que encuentres el que a tí más te funciona. 

Si esta nota te resultó interesante, estoy segura que también te ayudará saber acerca de la Psicología del marketing: 5 principios para persuadir a tus compradores.

Deja un comentario